Ayuda a la Comunidad

Llegamos a multitudes que tienen hambre y necesitan asistencia médica a través de eventos masivos. Ya sea que veamos la necesidad o se solicite nuestro servicio, tenemos la capacidad de alimentar desde 300 hasta mil personas a la vez. Hemos alimentado a personas en hospitales públicos o en prisiones. A veces, preparamos donaciones de arroz y frijoles para repartir. Además, hemos organizado brigadas médicas para ofrecer asistencia a quienes no tienen acceso a la salud o higiene básica. Durante nuestras jornadas compartimos las Buenas Nuevas del amor inquebrantable de Dios para difundir una esperanza eterna a nuestra comunidad.

Los equipos misioneros a corto plazo a menudo solicitan ayuda con estos eventos de servicio, y podemos usar las fortalezas de cada equipo para llegar a la comunidad de manera adecuada. Creemos que Dios ha llamado a Su pueblo a ser una iglesia sin muros, y el servicio es una forma de ser la Iglesia en nuestra comunidad.