Hogar de Niños Príncipe de Paz

Hogar de Niños Príncipe de Paz abrió sus puertas en 2004 como respuesta a la necesidad inmensa que Honduras tiene de proteger y restaurar niños que han sido maltratados y abandonados.

Nuestros primeros niños han sido sobrevivientes de brutales masacres de pandillas, los casos más graves de abuso, extrema pobreza y abandono. Han sido declarados en situación de riesgo social; no pueden regresar a sus hogares porque se enfrentarían a un riesgo enorme de ser físicamente, sexualmente, emocionalmente y/o mentalmente abusados ​​por sus propias familias.

Todos nuestros niños han llegado a nosotros a través de una oficina del gobierno, principalmente la Fiscalía de la Niñez y el DINAF (Dirección Nacional de la Niñez y la Familia).

El corazón de Dios se ha derramado en esta casa, lo que la hace un verdadero hogar para ellos; no es simplemente un refugio. Procuramos que la Palabra de Dios sea parte de cada aspecto de sus vidas.

Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan,
porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.»
Mateo 19:14

Cada área de la casa ha sido pensada y diseñada para darles un sentido de pertenencia y protección. Ellos tienen sus propias camas y armarios, ropa y juguetes.

Nuestra casa tiene capacidad para albergar a poco más de 40 niños. Nuestros bebés y niños pequeños, niños y niñas por igual, viven en la casa principal con las niñas mayores.

Todos los varones mayores de 8 años de edad viven en la Casa de Varones, un edificio independiente a pocos pasos de distancia. Nuestra propiedad en Zambrano ofrece abundante espacio para todos ellos para jugar al aire libre.

Dios ha puesto la vida de estos niños en nuestras manos hasta que alcancen la edad de 18 años. Viven con los dedicados miembros de nuestro Staff.

Proveemos su alimentación, atención médica, ropa, y la mejor educación que nuestros medios financieros pueden proporcionar. (Asisten a nuestra propia escuela, Faith Academy.)